Cómo pedir un aumento de sueldo

Si vas a pedir un aumento de sueldo, tienes que demostrar que lo vales. Así que tienes que ir bien preparado. Una empresa solo accede a una petición de este tipo cuando desea retener al empleado. Demuéstrale que eres uno de sus trabajadores con talento.

¿Cómo pedir un aumento de sueldo?

Pasado un tiempo en una empresa, o cuando se va a negociar el salario en la entrevista de trabajo, todo empleado/a se plantea enfrentarse al temido y ansiado aumento salarial. Todos los trabajadores tienen derecho a ello. Sin embargo, llevar años en la empresa no es motivo para pedirlo, sino que el propio trabajo aporte valor a la empresa.

Aducir los años que se llevan trabajados, el esfuerzo realizado o alguna otra razón subjetiva, no va a conseguir una mejora salarial. Una empresa solo considerará esta petición si desea mantener al empleado.

Así que lo más importante ante la pregunta de cómo negociar un aumento de sueldo, es plantearse cómo vender bien el propio trabajo y lo que la empresa va a ganar con ello. Y tener claro que, si no se pide, no se consigue. ¿Cómo hacerlo?

Prepararse para la entrevista de negociación salarial

A una entrevista para pedir aumento de sueldo hay que ir bien preparado.

Exige primero un trabajo de autoevaluación como empleado: ¿cómo ha sido el trabajo realizado hasta ahora? ¿Ha sido mediocre o se ha dejado la piel en ello? ¿Se ha realizado en solitario o los directivos son conscientes del valor aportado? ¿Cuál es la experiencia, el conocimiento adquirido, el nivel de responsabilidad? Es muy importante tratar de verse con los ojos de la empresa y sincerarse con uno mismo.

Hay que informarse sobre los sueldos de la empresa, los de compañeros similares de trabajo, los de otras empresas, los sectoriales… para llevar referencias reales a la entrevista. A lo mejor no estás cobrando tan poco. Y solicitar una entrevista formal para ello.

Se debe llevar a la entrevista una presentación de los trabajos realizados hasta el momento y éxitos conseguidos, más los proyectos previstos en los próximos años. Se puede apoyar con la mejora de las habilidades profesionales durante ese tiempo.Han de mostrarse proyectos concretos, cifras de resultados y grado de participación en ellos.

Y por supuesto, tener claro cuánto más se quiere ganar. Que no sea una cantidad ridícula, pero tampoco exagerada. O si se está dispuesto a aceptar contraprestaciones como tiquets de comida, flexibilidad horaria, teletrabajo, etc.

La dificultad de negociar el salario

Negociar no es fácil. Se establece un alto nivel de tensión en que cada parte defiende sus intereses y es muy fina la línea entre ganar más o perderlo todo. Conseguir un aumento de sueldo conlleva por tanto una doble dificultad: la de enfrentarse a solicitar algo que el otro no desea otorgar y que hay que ganarse, y salir airoso de una negociación.

Para ello es también útil, antes de reunirse en esta vital negociación, ya bien preparada, trabajarse la autoconfianza. Hay que acudir con plena confianza en uno mismo, dispuesto a demostrar el propio valor para la empresa. Solicitar un aumento, además, demuestra que la persona se valora a sí misma y se preocupa por su carrera.

Hay que buscar también el momento adecuado. Cuando la empresa no tenga problemas económicos o esté enfocada en un proyecto que requiere toda su atención. Hay que estar bien informado de la situación financiera de la empresa.

La mejor opción, sin embargo, es la de tratar de llegar a una negociación “todos ganan”. Es decir, solicitar un aumento de sueldo para seguir con éxito el camino marcado y compensar el esfuerzo que van a requerir los próximos años, con un nuevo nivel de exigencia profesional.

Una vez hecha la propuesta, hay que analizar la actitud con que se recibe y el tipo de respuesta que da la empresa. Quizás dé un no momentáneo, pero se pueda pedir más adelante. Ante un no, también es buena opción preguntarse qué debe hacerse para conseguirlo más adelante.

 

En Claire Joster somos expertos en la selección de personal. ¡Consulta nuestras ofertas aquí!