Claves para cuidar la sonrisa de tu equipo de trabajo

Para mantener unido a tu equipo de trabajo es más efectiva una sonrisa diaria que cualquier máster o actividad en equipo. Los mejores métodos para conseguir cualquier propósito son los que se realizan desde el interior de las personas, creyendo absolutamente en lo que se hace. Es hora pues de dedicarse a contagiar sonrisas. Pero ¿hasta dónde llega su poder?

Sonreír es contagioso y si las personas que forman parte de un equipo sonríen y cuentan con una actitud positiva, rápidamente se crea un ambiente distendido y relajado en el que reinan la confianza y el buen humor. Y esto repercute, claro, en la reducción del estrés y el incremento de la motivación y del compromiso. ¿Te apuntas a tener trabajadores felices en tu empresa?

Cómo mantener feliz a tu equipo

Contar con un buen ambiente en el trabajo es una tarea que debe propiciarse y que se debe trabajar día a día. Sabemos que la sonrisa es fundamental, pero cuando hablamos de ella nos referimos a una sonrisa auténtica, la conocida sonrisa de Duchenne, surgida del calor del corazón. Fue este médico francés quien descubrió que una sonrisa así eleva la comisura de los labios, contrae las mejillas y crea arrugas alrededor de los ojos, porque es una expresión emocional ligada a nuestro cerebro que utiliza toda la cara.

Estas son algunas claves básicas para conseguir un equipo con actitud positiva en el trabajo:

  • Respetar el tiempo personal de los trabajadores: ya sea introduciendo la flexibilidad en la empresa como evitando reuniones a última hora de la tarde, etc.
  • Fomentar la creatividad y el trabajo en equipo, sin miedo al error.
  • Crear momentos o espacios donde sonreír en el trabajo: un lugar informal de desayuno, murales con frases para sonreír, eventos deportivos o festivos de empresa…
  • Monitorizar el estado de bienestar de los trabajadores: detectar si las medidas implantadas para mantener una actitud positiva ante la vida son efectivas, escuchar las propuestas de los trabajadores…
  • Ser consciente de dónde estás, quiénes te rodean, lo que estás haciendo, y agradecerlo con una sonrisa.
  • Dedicar un minuto al día a contagiar sonrisas al resto del equipo.
  • Pasar un rato del día de forma informal con compañeros: pasea, descansa, escucha música, relájate y disfruta de lo que haces.
  • Hacer algo que te guste mucho en un momento del día y algo que le guste mucho a un compañero/a.

 

Beneficios de sonreír en el trabajo

Además de reducir el estrés y aumentar el nivel de compromiso, la sonrisa genera confianza entre las personas que forman parte de un mismo equipo, aumenta su motivación y en consecuencia también lo hace la satisfacción de los clientes. Además, según algunos estudios el optimismo es un factor clave para trabajar con mayor eficacia.

La sonrisa es un pequeño gesto que puede conseguir muchos beneficios para tu equipo y estos solo son algunos consejos para cuidarla en el trabajo. ¿Te animas a ponerlo en práctica?

 

¿Buscas talento? En Claire Joster somos expertos en la búsqueda y selección de profesionales especializados.